Logo Vikidia.png
¡Anímate a colaborar en Vikidia, créate una cuenta!
Si lo haces, tendrás muchos beneficios.
Logo Vikidia.png

Amebiasis

De Vikidia
Saltar a: navegación, buscar
Entamoeba histolytica ciclo de vida.png

Amebiasis. La disenteria y el absceso hepático amébicos son provocados por un protozoo Entamoeba hystolitica. Es una enfermedad directamente relacionada con las condiciones higiénicas. Los cronistas ya informaban que en Chile colonial, el abceso hepático, era frecuente. Un ochenta por ciento de los pacientes infectados permanece asintomático, son portadores. En el mundo anualmente ocurren 50 millones de casos sintomáticos. Y entre 40 y 100 millares de muertes por año. Cuando los métodos de detección de la infección eran microscópicos no existía la preocupación por las variedades de agente causal, ahora se considera que no solo E.hystolytica sino también E. dispar, como patógenos.

Transmisión[editar · editar código]

La etapa activa (del trofozoito) existe solamente en el hospedero y en las heces liquidas frescas; los quistes sobreviven fuera del anfitrión en el agua, suelos y en los alimentos, especialmente bajo condiciones húmedas. Los quistes se mueren fácilmente por el calor y por temperaturas de congelación, y sobreviven por solamente algunos meses fuera del anfitrión. Cuando se tragan los quistes causan infecciones por exocistosis (liberación del trofozoito) en el tracto digestivo. La naturaleza patógena de la ameba E.histolytica fue divulgada por Lösch en 1875, pero no fue dado su nombre científico hasta que Fritz Schaudinn lo describiera en 1903. E. histolytica, como sugiere su nombre (histo-lítico = tejido destrucción), es patógeno;

Clínica y tratamiento[editar · editar código]

La infección puede llevar a la disentería amébica o al absceso amébico del hígado. Los síntomas pueden incluir disentería fulminante, diarrea sanguinolenta, pérdida de peso, fatiga, dolor abdominal, y ameboma.

La ameba puede realmente dañar la pared intestinal, causar lesiones y síntomas intestinales, y puede alcanzar el torrente sanguíneo. De allí, puede alcanzar diversos órganos vitales del cuerpo humano, generalmente del hígado, pero a veces de los pulmones, del cerebro, del bazo, etc.

Un resultado común de esta invasión de tejidos es un absceso del hígado, que puede ser fatal si es no tratado. Considerando a los glóbulos rojos injeridos a veces en el citoplasma de la célula de la ameba. La mayoría de los protocolos farmacológicos considera al metronidazol o combinaciones con agentes terapeuticos diversos.

Enlaces externos[editar · editar código]