Logo Vikidia.png
¡Anímate a colaborar en Vikidia, créate una cuenta!
Si lo haces, tendrás muchos beneficios.
Logo Vikidia.png

Guerra de la Independencia Española

De Vikidia
Saltar a: navegación, buscar
El Dos de Mayo. Defensa del Parque de Artillería de Monteleón, en Madrid, el día Dos de Mayo de 1808.

La Guerra de la Independencia española fue una guerra que se produjo entre España, Reino Unido y Portugal contra el Primer Imperio francés, que pretendía instalar en el trono español al hermano de Napoleón, José Bonaparte, tras las abdicaciones del rey de España Carlos IV y de su hijo Fernando VII a favor de Napoleón Bonaparte.[1]

También fue una guerra civil a nivel nacional entre afrancesados que eran partidarios de los franceses y los patriotas. [2]

Causas[editar · editar código]

El primer ministro Manuel Godoy facilitó el paso a las tropas francesas en su invasión de Portugal y estas entraron en España el 18 de octubre de 1807 bajo el mando del general Junot. Cruzaron su territorio y llegaron a la frontera con Portugal el 20 de noviembre. Sin embargo, el plan de Napoléon era derrocar a los reyes Borbones y para ello sus tropas fueron conquistando importantes ciudades y plazas fuertes, convencido de contar con el apoyo de la mayor parte de la población española.

Pero la población, al ver los actos vandálicos de las tropas francesas, que dieron lugar a numerosos incidentes y episodios de violencia, se levantó en el norte de España y el Dos de Mayo en Madrid, capital del Reino.

Al saberse las noticias de la brutal represión, inmortalizada en las obras de Francisco de Goya y de las abdicaciones del rey y del príncipe el 5 y 9 de mayo, se extendió por toda España el llamamiento, iniciado en Móstoles, para enfrentarse con las tropas francesas, iniciándose así la guerra.

En esta guerra tuvieron mucha importancia los guerrilleros que actuaban en grupos reducidos y atacaban por sorpresa retirándose enseguida. Estos grupos junto con los ejércitos regulares aliados dirigidos por el duque de Wellington, provocaron el desgaste progresivo del ejército francés.

La población civil padeció los efectos de una guerra total, en la que tanto franceses como los aliados se cebaron con la población y los objetivos civiles, saqueando y pillando a gran escala y devastando todo lo que encontraban a su paso.

Las batallas[editar · editar código]

Mapa de las principales batallas de la guerra

Los primeros éxitos de las fuerzas españolas llegaron en la primavera y el verano de 1808, con la batalla del Bruch, la resistencia de Zaragoza y Valencia y, en particular, la sonada victoria de Bailén, lo que provocó la evacuación de Portugal y la retirada francesa al norte del Ebro, seguida en el otoño de 1808 por la entrada de la Grande Armée, encabezada por el propio Napoleón.

Pero la retirada de parte del ejército francés con destino a la guerra con Rusia fue aprovechada por los aliados para retomar la iniciativa a partir de su victoria en los Arapiles (22 de julio de 1812) y, contrarrestando la ofensiva francesa, avanzar a lo largo de 1813 hasta los Pirineos, derrotando a los franceses en las batallas de Vitoria (21 de junio) y San Marcial (31 de agosto).

El Tratado de Valençay de 11 de diciembre de 1813 restauró a Fernando VII en el trono de España y la dejaba libre de la presencia extranjera.

Costes de la guerra[editar · editar código]

La guerra causó a España una pérdida de población de 215 000 a 375 000 habitantes,​ a causa de la violencia y las hambrunas de 1812 a las que se añadieron las epidemias de enfermedades.

Quedaron destruidas las carreteras, los puentes, las casa y las fábricas y el Estado quedó en bancarrota.

España se quedó sin su poderío naval y fue excluida del Congreso de Viena, donde se restablecieron las fronteras de Europa tras la derrota de Napoleón Bonaparte.

Al otro lado del Atlántico, las colonias americanas obtendrían su independencia tras la guerras de independencia hispanoamericanas.

Referencias[editar · editar código]