Logo Vikidia.png
¡Anímate a colaborar en Vikidia, créate una cuenta!
Si lo haces, tendrás muchos beneficios.
Logo Vikidia.png

Imán (física)

De Vikidia
Saltar a: navegación, buscar
Magnetita, un imán natural

Un imán es un cuerpo o un dispositivo que atrae trozos de hierro, acero, níquel y cobalto debido a que posee una fuerza invisible, un campo magnético.[1] Estos materiales que son atraídos por un imán se llaman materiales ferromagnéticos.[2]

Los imanes pueden ser naturales o artificiales:

  • El imán natural es la magnetita un mineral de hierro que se encuentra en la naturaleza de fórmula Fe3O4
  • Los imanes artificiales se fabrican para aumentar las propiedades magnéticas de algunos metales como el hierro, el acero y otros. A su vez estos imanes pueden ser permanentes si una vez imantados conservan las propiedades y temporales si solo poseen las propiedades magnéticas cuando están sometidos a la acción de un campo magnético. El hierro puro puede convertirse en un imán temporal si le aplicamos un campo magnético, ya que cuando dejamos de aplicárselo el imán deja de funcionar como tal. El acero se puede convertir en un imán permanente una vez que se le aplica un campo magnético y siempre conserva sus propiedades [3]

Polos de un imán[editar · editar código]

Los polos (norte a) y (sur b) y la línea neutra c

Los polos de un imán son las zonas donde la atracción es máxima, existiendo dos polos: el polo norte y el polo sur. La línea central donde no se produce atracción se llama línea neutra.

Cuando acercamos libremente dos imanes, ocurre que los polos iguales se repelen y los polos distintos se atraen.

Magnetización y desmagnetización[editar · editar código]

En el interior de la materia existen pequeñas fuerzas magnéticas producidas por el movimiento de los electrones. Estas fuerzas al estar desordenadas se contrarrestan entre si y no se produce atracción, pero si estas fuerzas se orientan todas en una misma dirección entonces se suman y se produce la atracción. En la magnetita que es un imán natural las pequeñas fuerzas magnéticas de su materia están ya ordenadas de manera natural.

Para crear un imán artificial debemos magnetizar un material ferromagnético como el hierro, el acero y otros. Para ello se le somete a la fuerza de un campo magnético que ordenará las pequeñas fuerzas interiores en el mismo sentido y formarán un imán. Si esas pequeñas fuerzas quedan así para siempre ordenadas se produce un imán permanente, si las fuerzas interiores se vuelven a desordenar se produce un imán temporal.

Cuando un imán se rompe este se convierte en dos imanes con sus propios polos norte y sur.[4]

Cute-Ball-Help-icon.png El magnetismo de un imán puede atravesar cuerpos sólidos

Si pones una moneda sobre un cartón y por debajo del cartón mueves un imán cerca de la moneda, esta se mueve siguiendo la dirección del imán al ser atraída.

¿Lo sabías?


Referencias[editar · editar código]