Snowflake SVG animation.svg
¡Vikidia te desea una Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo 2020!

¡Anímate a colaborar en Vikidia! Créate una cuenta y disfruta de múltiples beneficios.

Xmas tree.svg

Inicio de la agricultura

De Vikidia
Saltar a: navegación, buscar

El cultivo de plantas comenzó cuando los hombres produjeron sus alimentos vegetales trabajando y dejaron de depender de la simple recolección de los vegetales que encontraban. La agricultura nace cuando los hombres empiezan a controlar el crecimiento de algunas especies de plantas.

Los restos más antiguos de plantas cultivadas aparecen en el Oriente Próximo hacia el año 9000 antes de Cristo. En Asia, en África y en América la aparición de las plantas cultivadas se produjo más tarde y de forma independiente del Oriente Próximo. Sin embargo en Europa la introducción de la agricultura aparece después del 6000 antes de Cristo debido a un desplazamiento masivo de poblaciones desde el Oriente Próximo. El cultivo de plantas es una de las principales características de la época prehistórica llamada Neolítico.

Las primeras plantas cultivadas[editar · editar código]

Los primeros lugares donde se desarrolló la Agricultura

Las plantas cultivadas provienen de plantas silvestres. Estas últimas estaban adaptadas al suelo y al clima de las regiones en donde se empezaron a cultivar.

El trigo, la cebada y las leguminosas: guisantes, lentejas ... se cultivaron en el Oriente Próximo desde el 9000 a.C. Por lo tanto, estas plantas llegaron a Europa alrededor de 7000 a.C. El arroz y el mijo se empezaron a cultivar en el Extremo Oriente alrededor del 6000 a.C. El maíz y las calabazas cultivadas aparecieron entre el 5000 y 4000 a.C. en México. Igual ocurre para el maíz, las legumbres y la papa en Perú. Hacia el 5000 a.C. se cultivó el mijo, el sorgo y el ñame en la parte de África al sur del Sahara.

Las primeras plantas cultivadas fueron de alto poder calórico, necesario para el trabajo de los músculos: los cereales como el (trigo, cebada, arroz, maíz, sorgo ...) o las leguminosas que proporcionan las proteínas necesarias para construir las células del cuerpo. Además de estos cultivos, el hombre sigue usando, como en el Paleolítico, la recogida de otras plantas comestibles que entonces le servían de alimentación suplementaria, como varios frutos y raíces.

Diferentes posibilidades para el nacimiento del cultivo de las plantas[editar · editar código]

Las espigas de trigo actual

El cultivo de plantas fue posible gracias al cambio climático que comenzó a finales de las grandes glaciaciones del Cuaternario, alrededor del 10 000 a a.C. Las temperaturas y las precipitaciones aumentaron. Los glaciares retrocedieron dejando nuevas áreas de vegetación natural. Los bosques fueron ganando terreno en el norte y crecieron en altitudes mayores, mientras que las hierbas, las legumbres, y las plantas llamadas crucíferas ocuparon más espacio.

Para pasar de la recolección de plantas silvestres al cultivo de las plantas, el hombre prehistórico tardó varios siglos, incluso milenios. Miles de campesinos observaron y experimentaron con más o menos éxito hasta dar con las especies más productivas y resistentes a las condiciones variables del clima. Algunos historiadores dan a las mujeres un papel esencial en el nacimiento de la agricultura.

En el Medio Oriente durante el período Mesolítico, período comprendido entre el Paleolítico y el Neolítico, los cazadores-recolectores, regresaban cada año a las zonas donde las semillas silvestres crecían en abundancia. Una vez agotadas las plantas, se trasladaban a otro lugar, para regresar al año siguiente.

Se han propuesto varias posibilidades para explicar el origen del cultivo de las plantas. Algunos piensan que los hombres observaron como las semillas que caían entre los desechos de la cocina crecían mejor (de ahí la idea de sembrar las plantas en un suelo preparado y enriquecido con fertilizantes naturales). Otros piensan que la observación de algunas plantas no sometidas a la competencia de otras plantas proporcionaban cosechas más abundantes (de ahí la idea de escarda y de remover la parte superficial del suelo para eliminar las malas hierbas y mullir la superficie, para permitir una mejor penetración del agua de lluvia y la no evaporación del agua infiltrada.

Preparación del suelo para la siembra, el enriquecimiento con fertilizantes, eliminar las malas hierbas y remover la tierra son las operaciones básicas par lograr el crecimiento de las plantas.

Los prehistoriadores creen que el aumento de la población de los cazadores-recolectores del Mesolítico les obligó a ganar terrenos menos favorable para las plantas silvestres. Para seguir disfrutando de estas plantas las tuvieron que cultivar.

Consecuencias del cultivo de las plantas[editar · editar código]

Casa del Neolítico en Escocia

El cultivo de plantas convivió durante mucho tiempo con la recolección permanente que se mantuvo junto a ella, o que siguió dominando en otras regiones.

En algunas regiones privilegiadas como el Oriente Próximo la recolección abundante de cereales permitía a la población permanecer gran parte del año en el mismo territorio. Después de haber consumido toda su cosecha se mudaban a otro lugar, pero regresaban al año siguiente a los lugares de mejor cosecha. Podemos entonces considerar que se convirtieron en sedentarios ( persona que permanece en el mismo lugar para practicar sus actividades). Siendo la población fija, aumenta la natalidad de forma natural. En efecto, el continuo desplazamiento de los cazadores-recolectores del Paleolítico obligaba a llevar a los bebés y niños pequeños con ellos con lo que los nacimientos se fueron espaciando, cada tres o cuatro años. Al hacerse sedentarios esta dificultad no existe y los nacimientos se producen con más regularidad.

Cada vez más numerosos y mejor alimentada, la población demanda más alimentos. Por lo tanto se debe continuar con el cultivo de plantas. Esto requiere un trabajo que se extiende durante muchos meses: la preparación del terreno, siembra, escarda, la protección de las plantas jóvenes contra los daños causados ​​por la fauna silvestre o doméstica. Debían permanecer cerca de los campos. Los hogares hasta entonces temporales, se hacen permanentes y se convierten en los primeros pueblos que reúnen unas pocas decenas de familias. El sedentarismo se completa.

El cultivo de plantas ofrece una recolección en la que todo se recoge al mismo tiempo. Sin embargo, el consumo se extiende durante la mayor parte del año. Por lo tanto, las existencias se almacenan en silos (construcciones que guardan las semillas durante varios meses). No queriendo alejarse de la riqueza acumulada, el agricultor aumenta su asentamiento. Pero estos tesoros deben ser protegidos de la codicia de las tribus vecinas. Ocupado su tiempo trabajando en el campo, el agricultor ya no tiene la formación necesaria para ser un guerrero eficaz, por lo tanto, las riquezas deben ser puestas bajo la protección de guerreros profesionales que ofrecen su servicio militar a cambio de la manutención por parte de los agricultores. La sociedad comenzó así a dividirse entre el grupo de los productores y el de los guerreros.

En las zonas boscosas, como en Europa occidental, el cultivo de plantas requiere de la apertura de claros mediante la tala de árboles y arbustos. La flora se fue modificando (plantas como las gramíneas y las crucíferas que requieren mucha luz se desarrollaron bien). La fauna también se adaptó a este nuevo entorno, el jabalí que requiere de un terreno con mezcla de bosques y claros, también aumentó. El paisaje natural se fue cambiando a causa de estas operaciones que continuarán hasta la Edad Media.

Referencias[editar · editar código]