Logo Vikidia.png
¡Anímate a colaborar en Vikidia, créate una cuenta!
Si lo haces, tendrás muchos beneficios.
Logo Vikidia.png

Migración

De Vikidia
Saltar a: navegación, buscar

La migración, o movimientos migratorios son los desplazamientos que la población de un país realiza desde un lugar de origen (desde su propio país) hasta a otro destino por motivos que no son de ocio, si que no que suponen un cambio de residencia.

La persona que se marcha de su lugar de residencia es un emigrante, y la que llega de fuera a un lugar es un inmigrante. Las migraciones se pueden clasificar en tres diferentes tipos:

  • Temporales o definitivas: Dependen de la duración del desplazamiento: un periodo determinado de tiempo o para siempre.
  • Interiores (nacionales) o internacionales: Según si los desplazamientos se realizan dentro del propio país o de un país a otro distinto.
  • Voluntarias o forzadas: Los desplazamientos pueden ser libres, para mejorar las condiciones económicas, laborales, etc. U obligados, por que peligra la libertad e incluso la vida de la persona.

Los movimientos migratorios han sido una constante a lo largo de la historia; desde siempre, las personas se desplazan de un lugar a otro en busca de una vida mejor. En la actualidad, el desarrollo de los transportes (sobre todo, terrestres) y el avance de las comunicaciones (Internet) han favorecido que aumente el número de migraciones, lo que plantea nuevos retos en las regiones de todo el mundo.

En 2013, más de 230 millones de personas vivían en un país extranjero, y más de 700 millones lo hacían en territorio dentro de su país natal. El mayor incentivo en las migraciones tanto internacionales como nacionales, es el factor económico; las personas desean conseguir un trabajo que esté bien renumerado.

Factores[editar · editar código]

Los motivos para emigrar son muy variados:

  • Económicos: Los principales motivos de este tipo son la falta de empleo y las malas condiciones laborales o salariales.

Rasgos de los flujos migratorios internacionales[editar · editar código]

Las características de las migraciones actuales son las siguientes:

  • La población que emigra suele ser joven y tanto hombres como mujeres, pero hay diferencias entre regiones. Por ejemplo, la mayor parte de los emigrantes de Oriente Medio son hombres, mientras que los de Oceanía y de Europa del este son mujeres.
La población que tienen escasa o nula formación realiza en los países a los que llega aquellos trabajos que la población local no está dispuesta a hacer, por ser duros o mal remunerados.
Sin embargo, los inmigrantes con cierta cualificación o estudios superiores tienen acceso a trabajos mejor remunerados.
  • La mayoría de los desplazamientos se produce entre países próximos o con una cultura semejante, y en menor medida, desde países desarrollados a países pobres.
En los últimos años, como consecuencia de la crisis, han aumentando las migraciones desde países desarrollados hacia países en vías de desarrollo. Este flujo, que supone un porcentaje muy pequeño respecto al total de las migraciones internacionales, responde, por un lado, a la falta de empleo en muchos países desarrollados y, por otro lado, a la demanda de trabajadores cualificados en los países emergentes de Asia, Iberoamérica y África.

Consecuencias de migración masiva[editar · editar código]

Los desplazamientos de la población no afectan por igual a todos los territorios, y tienen efectos positivos y negativos tanto en los países de origen como en los de destino. Las consecuencias de las migraciones son de diversa índole:

  • Demográficas: Como emigran personas jóvenes y adultas, las zonas de salida envejecen, mientras que las de llegada rejuvenecen.
  • Económicas: El paro desciende en los países emisores de población y estos reciben divisas (moneda extranjera) de los emigrantes. Los países receptores acogen nueva mano de obra que puede contribuir con sus impuestos a financiar las pensiones y los servicios sociales, pero también puede hacer que aumente el desempleo.
  • Sociológicas: Muchos inmigrantes sufren problemas de desarraigo y falta de adaptación e integración en los países de llegada, a los que se suman conductas racistas y xenófobas en los países receptores y la aparición de mafias que controlan la inmigración ilegal.
  • Culturales: La llegada de personas de otros lugares favorece los contactos e intercambios culturales, de experiencias y de conocimientos, que enriquecen a los países receptores.
  • Medioambientales: En las ciudades cuya población crece rápidamente, aumenta la contaminación atmosférica, el ruido, los problemas de abastecimiento, el deterioro de algunos barrios...

Emigración según los países[editar · editar código]

Las migraciones presentan características diferentes según el grado de desarrollo de los países:

  • En los países desarrollados los inmigrantes que llegan a estos países son, fundamentalmente, personas poco a nada cualificadas que realizan trabajos que no quiere la población local, y jubilados procedentes de otros países en desarrollo, que tienen un buen nivel de vida y se desplazan a lugares con mejores condiciones climáticas, económicas y sanitarias.
Sin embargo, en periodos de crisis los países desarrollados se convierten también en emisores de población. Sobre todo emigran las nuevas generaciones que tienen una formación elevada y que, o no encuentran trabajo, o tienen empleos poco renumerados. Esto provoca que se desplacen a países tanto desarrollados como en desarrollo, donde se requiere mano de obra especializada.
  • En los países en desarrollo y menos desarrollados, el principal movimiento es el éxodo rural, es decir, los desplazamientos de población del campo a las ciudades. Los campesinos emigran por las malas condiciones de vida en el medio rural (educación, sanidad, infraestructuras, etc) y por la falta de trabajo.
Estas migraciones provocan un crecimiento muy rápido en las ciudades, a las que llega una gran cantidad de población. Ante esta afluencia masiva de personas, en estas urbes se producen problemas como la falta de viviendas y de infraestructuras (calles, alumbrado, recogida de residuos, atención médica...)
Tradicionalmente, también han sido países con mucha población que emigraba al extranjero. Parte de estos emigrantes se establecieron en países desarrollados que necesitaban mano de obra abundante y poco cualificada.

Hoy, la tendencia está cambiando y son los países desarrollados los que están convirtiendo en receptores de inmigrantes. Especialmente en mano de obra cualificada, muy necesaria para su desarrollo económica. El 43,1% de los movimientos migratorios se realiza entre países en desarrollo.

Véase también[editar · editar código]