Logo Vikidia.png
¡Anímate a colaborar en Vikidia, créate una cuenta!
Si lo haces, tendrás muchos beneficios.
Logo Vikidia.png

Scorpiones

De Vikidia
Saltar a: navegación, buscar
Alacrán
Un escorpión

Los escorpiones o alacranes (Scorpiones o Scorpionida) son un orden de arácnidos que tienen un par de apéndices en forma de pinza, y una cola que acaba en un aguijón venenoso. Actualmente se conocen aproximadamente mil cuatrocientas especies en todo el mundo.[1]

Los escorpiones viven generalmente en terrenos arenosos o rocosos o en las zonas tropicales y desérticas. Unos pocos viven cerca de los humanos, para quienes sólo unas pocas especies pueden resultar mortíferas. Alcanzan tamaños corporales entre los nueve milímetros y los veintiún centímetros de los más grandes.

Se alimentan de diversos animales invertebrados como insectos o arañas. Son exclusivamente noctámbulos. Durante la caza emplean las pinzas como tenazas, y si no bastan para neutralizar a la víctima utilizan el aguijón inyectando el veneno en la presa.

Anatomía[editar · editar código]

Anatomía del escorpión:
  1. Cefolotórax
  2. Abdomen
  3. Cola
  4. Pedipalpos
  5. Patas
  6. Quelíceros
  7. Pinzas o garras
  8. Parte móvil de la pinza
  9. Parte fija de la pinza
  10. Aguijón
  11. Ano
  12. Orificios respiratorios (tráqueas)

Su cuerpo está formado por dos partes: el tórax y el abdomen.

Tronco o tórax[editar · editar código]

Es la parte delantera de su cuerpo (a veces llamado cefalotórax), incluye la boca, los ojos, el cerebro, los quelíceros, pedipalpos y patas y sostiene las extremidades. Las patas están formadas por cuatro pares compuestos de ocho segmentos (artejos).

Tienen un par de ojos mediales y hasta cinco ojos simples menores, que sólo le proporcionan una orientación básica: posición solar, luz lunar, etc.

A sus presas las perciben fundamentalmente mediante un órgano denominado tricobotrio con el que reconocen las vibraciones de, por ejemplo, una cucaracha cavando a un máximo de cincuenta centímetros de distancia.

Abdomen[editar · editar código]

Se compone de trece segmentos anillares de quitina, unidos flexiblemente entre sí. La región abdominal posterior es estrecha y cilíndrica. Está formada por cinco segmentos y el último contiene las glándulas venenosas y el aguijón, una espina hueca con forma de aguja situada en la parte trasera con la que intoxican a presas o posibles depredadores.

Difusión[editar · editar código]

Se encuentran mundialmente en todos los continentes con excepción de la Antártida. En América viven desde Canadá hasta la Sudamérica más meridional. En Europa se encuentran hasta el sur de Austria y en Suiza.

Donde más especies existen es en las regiones tropicales y subtropicales. La mayor diversidad de especies se encuentra en las regiones desérticas mexicanas. Muchos se entierran en el subsuelo, mientras algunas especies viven en los árboles.

Alimentación[editar · editar código]

Se nutren de diversos animales invertebrados como insectos o arañas, raramente de caracoles o pequeños vertebrados como roedores, serpientes o lagartos.

Son exclusivamente noctámbulos. La mayoría de las especies acechan a sus presas en las cercanías de sus propias cuevas u otros lugares de refugio.

Durante la caza entra en juego el aguijón, que se lanza por encima de la cabeza en menos de un segundo, envenenando a la presa. Luego desmenuza a la presa con las mandíbulas, mientras al mismo tiempo unas enzimas predigieren el alimento. La papilla alimenticia, en forma líquida, es absorbida a través de la garganta hacia los intestinos. El proceso de alimentación puede requerir varias horas.

Muchos son capaces de aguantar sin comer durante mucho tiempo, algunos incluso años, ya que su metabolismo en reposo apenas necesita energía.

Depredadores y defensa[editar · editar código]

Son un manjar para diversas aves (sobre todo búhos), lagartos, serpientes, grandes sapos y mamíferos. Además muchos se cazan entre sí y también tienen enemigos entre artrópodos mayores como los ciempiés y las arañas.

Han desarrollado varios mecanismos defensivos para enfrentarse a ellos. La defensa más llamativa es el aguijón, dotado de un potente veneno. El de la mayoría de las variedades supone poco peligro para los vertebrados mayores. Sin embargo, algunas poseen venenos también peligrosos o mortíferos para los humanos.

Reproducción[editar · editar código]

Compsobuthus werneri, hembra con crías

Tras algunos meses pare la hembra crías vivas (vivíparos). El número de ejemplares por camada puede elevarse a entre dos y más de cien. La prole es blanca al nacer. Tras librarse de esta membrana, trepan a la espalda materna, donde permanecerán hasta su primera muda de la piel. Allí son alimentados por la madre valiéndose de sus propias reservas energéticas corporales, proporcionándoles líquidos a través de la dermis.

Con la primera muda descienden, pues, del lomo materno para valerse por sí mismos. Sus siguientes desarrollos consistirán en sucesivas mudas de piel, hasta cinco, tras las cuales habrán alcanzado la madurez sexual, momento tras el cual no cambian su piel nunca más.

Referencias[editar · editar código]

  1. Donald Thomas Anderson (1996). Atlas of invertebrate anatomy. UNSW Press. ISBN 978-0-86840-207-9. Pág. 28


Cute-Ball-Help-icon.png Alacrán cavernícola

El Alacran tartarus es un cavernícola que puede encontrarse hasta a más de ochocientos metros bajo la superficie.

¿Lo sabías?