Logo Vikidia.png
¡Anímate a colaborar en Vikidia, créate una cuenta!
Si lo haces, tendrás muchos beneficios.
Logo Vikidia.png

Alfarería

De Vikidia
Saltar a: navegación, buscar
Torno de alfarero

La alfarería es el arte de elaborar vasijas de barro cocido. Las ollas o pucheros, platos, vasos, botijos y una lista interminable de piezas son las que tradicionalmente se denominan alfarería. También se denomina alfarería a los objetos realizados con arcilla y posteriormente cocidos una sola vez. Normalmente se aplica a las piezas realizadas sin esmalte o con barniz aplicado en una sola cocción y sobre todo a su destino para uso doméstico.

Además, alfarería es el nombre del obrador donde se elaboran estas vasijas y la denominación de la tienda donde se venden. A la persona que elabora alfarería se la conoce como alfarero y se diferencia del ceramista en que éste continúa elaborando la pieza mediante el añadido de esmaltes y otras técnicas que requieren una o más cocciones.

Historia y origen[editar · editar código]

Vasija de arcilla del período Jōmon, una de las más antiguas.

Los primeros objetos de alfarería se remontan al período Paleolítico y se trata de jarras o de pequeñas representaciones de divinidades maternales y de culto a la fertilidad. La pieza más antigua que se conoce es una vasija del período Jōmon de la época de la prehistoria del Japón (10000 a. C. / 8.000 a. C.), pieza que actualmente se expone en el Museo Nacional de Tokio.

Una de las técnicas que caracterizan las culturas neolíticas, y que se considera una prueba para la ordenación cronológica, es la cerámica o arcilla modelada. Las pequeñas figuras de arcilla cocida ya se encontraban en el Paleolítico Superior,[1] aunque es en el Neolítico cuando se encuentra una utilidad a las vasijas, que se usan para la elaboración de los alimentos cocinados al fuego.

Los primeros artesanos especializados aparecieron en Mesopotamia, que inventaron las herramientas para trabajar mejor la arcilla, como el torno de alfarero y el horno para cocerla.

Fases de elaboración[editar · editar código]

Todas las piezas cerámicas pasan por varias fases durante su elaboración. Primero, la arcilla es amasada para que la humedad y demás partículas se distribuyan homogéneamente y para sacar cualquier burbuja de aire que tenga en su interior (lo que puede provocar explosiones durante el horneado).

Luego es modelada manualmente o mediante diversas herramientas. El agua es utilizada para mantener la plasticidad de la arcilla durante el modelado, sin que aparezcan rajaduras.

La pieza se deja al aire hasta que se seca y endurece lo suficiente. Las piezas que se encuentran así son muy quebradizas, por lo que deben ser manipuladas cuidadosamente. Cuando la pieza está totalmente seca, su color es más claro, y adquiere mayor dureza. En este momento es cuando se le suele pasar una lija fina y una esponja húmeda con el fin de pulirla.

Luego es llevada al horno, en donde pierde la humedad y adquiere una mayor resistencia y sonoridad. Puede ser que con esta cocción la pieza ya se dé por acabada, como es el caso de la alfarería, o que aún requiera de horneados posteriores, como sucede en la cerámica.[2]

Museos[editar · editar código]

Referencias[editar · editar código]

  1. Sureda (1988) p.86
  2. Fuga, Antonella, Técnicas y materiales de arte, Editorial Electa, Barcelona (2004) ISBN 84-8156-377-3