Logo Vikidia.png
¡Quedándote en casa podemos prevenir la expansión del coronavirus!

Infórmate más aquí

Logo Vikidia.png

Barroco

De Vikidia
Saltar a: navegación, buscar
La flagelación por Caravagio

El Barroco fue la época inmediatamente posterior al Renacimiento. Durante esta época, se consolidaron las monarquías absoulutas y el mercantilismo, a la vez que continuaba el enfrentamiento entre católicos y reformados, iniciado con la Reforma de Martín Lutero.

El arte barroco tuvo un gran éxito debido al impulso que la Iglesia Católica le brindó. Adicionalmente, tuvo gran impacto en la aristrocracia: los reyes y nobles vieron en la grandeza de este arte una forma de impresionar y exaltar su poder y riqueza.

La cultura barroca se manifestó en prácticamente todas las artes, y en la filosofía.

La pintura vio la llegada del naturalismo, y del uso del claroscuro; artistas como Michelangelo Caravaggio y Pietro da Cortona sobresalieron con sus trabajos durante la época. La arquitectura, por su parte, se caracterizó por la grandeza de las obras, que daban siempre impresión de riqueza y majestuosidad, por el uso de claroscuros y por el mayor uso de elementos como las columnatas y los domos. Destacaron arquitectos como Gian Lorenzo Bernini (Italia), Sir Christopher Wren (Inglaterra) y Jules Hardouin Mansart (Francia), entre muchos otros.

En la escultura de le dio preferencia a la teatralidad, y al uso de gestos exaltados. Se incluyeron, además, elementos adicionales como las fuentes de agua, por ejemplo. El escultor más importante de este periodo fue Bernini.

El racionalismo nació durante el Barroco, como una corriente filosófica opuesta al empirismo. Fue un movimiento iniciado por René Descartes (Francia).

La música en el Barroco[editar · editar código]

Johann Sebastian Bach, considerado el más grande exponente de la música del Barroco.

Durante el Barroco, hubo un predominio de la música secular sobre la religiosa. Empezaron a desarrollarse en gran medida las orquestas, y aparecieron fenómenos musicales como los castrati: hombres castrados antes de llegar a la pubertad, con el fin de que conservaran en timbre de voz blando de los niños.

Una característica notoria de la música barroca fue el uso del bajo continuo, una técnica en la que el compositor crea la voz del bajo, e indica los acordes apropiados, pero deja su ejecución a cargo de los intérpretes, que debían improvisar la armonía.

Varias formas musicales de épocas anteriores fueron modificadas durante el Barroco. La cantata barroca, por ejemplo, surgió del madrigal renacentista, y el oratorio se basó en el motete. También se hicieron populares los conciertos, en los que un grupo de instrumentos solistas —generalmente violines— se ponen en contraste con el resto de la orquesta.

Los músicos más representativos de la época fueron Johann Sebastian Bach y Georg Friedrich Händel: el primero es considerado el último gran maestro del arte del contrapunto, y el segundo fue el primer compositor moderno que adaptó su música para satisfacer las necesidades del público, en vez de enfocarla para el agrado de los nobles únicamente. Ambos compositores legaron obras en prácticamente todos los géneros de la época.

Escultura barroca[editar · editar código]

Éxtasis de santa Theresa. Escultura de Bernini. Roma

La escultura barroca se utiliza para complementar la arquitectura. El barroco hace un uso extensivo de las filas de estatuas instaladas en lo alto de los edificios, a menudo en una balaustrada que esconde los tejados o en las barandillas de los puentes (como el Puente de San Ángel en Roma), o la columnata de Bernini en la Plaza de San Pedro en Roma e incluso en Versalles.

La escultura también puede integrarse en la arquitectura, como las estatuas de cariátides o atlantes que actúan como columnas que sostienen los techos de las salas del Palacio Belvedere de Viena. La escultura también es decorativa para resaltar aberturas, arcos y colgaduras de piedra, y los querubines regordetes se usan en profusión. Las estatuas aisladas expresan el movimiento detenido en pleno apogeo, un equilibrio inestable. Los cuerpos estirados por el esfuerzo se envuelven en ropa inflada por el aire en movimiento para acentuar el efecto.

Arquitectura[editar · editar código]

Baldaquino barroco en una iglesia
Fresco en el techo de la Iglesia del Gesu en Roma

El Barroco busca el movimiento, incluso en la arquitectura. La fachada barroca no es recta, puede ser ondulada; en los pisos inferiores se pueden añadir también voladizos, aprovechando el intervalo así creado para albergar un balcón (véase el palacio de Perpiñán en Turín). En las iglesias, el plano ovalado o elíptico es mucho más flexible que el cuadrado o la cruz griega del Renacimiento.

Para unir dos pisos de diferente anchura se utilizan contrafuertes en forma de grandes volutas enrolladas sobre sí mismas, que son característicos del arte barroco (véase la Iglesia de la Salutación en Venecia).

La fachada barroca del palacio Carignan en Turín

Las fachadas están animadas por una profusión de elementos decorativos, a menudo esculpidos. Las aberturas enmarcadas por cortinas de piedra tienen formas que yuxtaponen cuadrados o rectángulos con el círculo u óvalo (ojo de buey). Los frontones triangulares están abiertos con la parte superior desplazada hacia arriba o ausente; el frontón puede combinar el triángulo y el arco de un círculo. Cualquier cosa que rompa la regularidad se aplica.

Las paredes y los techos están sobrecargados con decoraciones a menudo esculpidas que logran ocultar la arquitectura. El trampantojo se practica sistemáticamente, amplía el espacio creando una impresión de profundidad infinita (el ejemplo más espectacular es el techo de la iglesia de Gesu en Roma). La abundancia de la decoración debe impresionar al espectador, deslumbrarlo, asombrarlo a cada mirada y enriquecer su imaginación, es decir, seducirlo.

Al Barroco también le gusta la confusión de géneros. La escultura puede convertirse en arquitectura, como en el Palacio Belvedere de Viena, donde estatuas colosales actúan como columnas para sostener la bóveda.