Música del Clasicismo

De Vikidia
Saltar a: navegación, buscar
Artículo destacado
Algunos de los más representativos compositores del Clasicismo: 1.- Luigi Cherubini, 2.- Carl Philipp Emanuel Bach, 3.- Joseph Haydn, 4.- Johann Christoph Friedrich Bach, 5.- Ludwig van Beethoven, 6.- Franz Xaver Richter, 7.- Wolfgang Amadeus Mozart, 8.- Luigi Boccherini, 9.- Carl Friedrich Abel, 10.- Christoph Willibald Gluck, 11.- Maria Anna Mozart, 12.- Johann Christian Bach.

Clasicismo es un movimiento musical europeo comprendido entre 1750 y 1820. Durante ese periodo se desarrolló un tipo de música culta cuyas características predominantes son la simetría de sus notas, la plena consolidación de las tonalidades y el desarrollo de las formas musicales clásicas, tales como la sinfonía y la sonata. Algunos de los más famosos exponentes de este estilo són Joseph Haydn, Wolfgang Amadeus Mozart y Ludwig van Beethoven.

A diferencia de sus antecesores, los músicos de este período no fueron protegidos por la nobleza o la iglesia, sino que debieron sustentarse a través de la venta de sus obras o la ejecución de conciertos. La construcción de más salas para conciertos permitió que las personas de clase media tuvieran mayor acceso a las obras que, hasta ese entonces, estaban reservadas a la corte, los reyes y los nobles. Las orquestas aumentaron la cantidad de integrantes, pasándose de la orquesta de cámara a la orquesta sinfónica. En este período también aparece la figura del director; antes, la conducción de la orquesta estaba delegada al primer violín o al clavecinista.

Características[editar | editar código]

Molto allegro (I) de la Sinfonía n°. 40 de Mozart. Tiene forma de sonata. Durante los primeros segundos puede apreciarse la simetría de las notas.

La característica principal del Clasicismo es la simplicidad de las notas y las estructuras. En vez del empleo de los excesivos ornamentos del estilo barroco, se usan notas claras, simétricas, intentando imitar la naturaleza. Las principales características del movimiento son:

  • Melodia acompañada. En general solo se destaca una melodía. El resto de los instrumentos solo la acompañan.
  • Frases simétricas. La estructura de las frases pasa a ser, en general, del tipo «pregunta y respuesta». La pregunta es una melodía con suspenso, y la respuesta es una melodía conclusiva, que da respuesta a la primera parte.
  • Armonía clara. La armonía del Clasicismo se basa en los acordes de tónica, dominante y subdominante, que son los más importantes. En general, la sucesión de acordes es más lenta que en el barroco.
  • Modo. Se acude más el modo mayor que al menor. El modo mayor es el característico de las melodías alegres (allegro) mientras que el modo menor es el propio de las canciones tristes.
  • Ampliación de la orquesta. En el barroco las orquestas eran muy pequeñas. En el Clasicismo se añaden más instrumentos; eso hace que la música sea más dinámica y de mayor variedad de registros.

Formas musicales[editar | editar código]

La forma musical más usada en el Clasicismo es la sonata. Las demás formas se basan en ella. Las principales formas son:

  • Sonata. Está escrita para un solo instrumento, normalmente el piano, aunque a veces puede haber otro instrumento como el violín o la flauta.
  • Trío, cuarteto, quinteto y otros grupos pequeños. Son obras para tres, cuatro, cinco o más instrumentos. Los más importantes son los cuartetos de cuerda, conformados por dos violines, una viola y un violonchelo; y el quinteto de viento, compuesto por flauta, oboe, clarinete, trompa y fagot).
  • Serenata y divertimiento. Son tocadas por grupos pequeños de instrumentos de cuerda o de viento. Están pensadas para ser ejecutadas al aire libre.
  • Concierto. Escrito para un instrumento solista y orquesta.
  • Sinfonía. Compuesta para una orquesta sinfónica.

Estructura de la sonata[editar | editar código]

Como todas las formas se basan en la sonata, las estructuras son muy similares. Las sonatas suelen dividirse en tres o cuatro movimientos. En música, se define como movimiento a una parte de una obra. Las principales características de cada movimiento son:

  • Primer movimiento. Consta de tres partes. En la primera, llamada exposición, se presentan los dos temas o melodías principales, el primero más enérgico y el segundo más melódico. En la segunda parte, denominada desarrollo, se hacen variaciones en los dos temas para que suenen diferente pero que no pierdan su similitud con la primera parte. Finalmente, la tercera parte es la re-exposición, en la que se vuelve a tocar los temas del inicio.
  • Segundo movimiento. Se utiliza la forma lied. Es lento y normalmente de melodía más elaborada, como una canción.
  • Tercer movimiento. Habitualmente se emplea la forma del minueto. Es más libre y normalmente alegre, como una canción popular.
  • Cuarto movimiento. Utiliza la forma del rondó: se alterna un tema principal, el estribillo, con episodios de otros temas.

Es frecuente que en los conciertos se omita el tercer movimiento y se pase directamente al cuarto después del segundo. Asimismo, en ocasiones, las serenatas y los divertimientos suelen añadir algún movimiento más a la obra.

Períodos y autores del Clasicismo[editar | editar código]

Aunque se hace referencia al Clasicismo como un solo periodo, se lo puede dividir en otros intervalos más reducidos.

Estilos preclásicos[editar | editar código]

A mediados del siglo XVIII, apenas antes de que iniciara el Clasicismo, apareció la corriente musical del Rococó. El compositor más importante de ese estilo fue Johann Christian Bach, uno de los hijos de Johann Sebastian Bach. El Rococó apelaba a melodías claras con acompañamientos sencillos y estructuras claramente definidas.

En Alemania apareció el Empfindsamer Stil (estilo sentimental), caracterizado por la expresión directa de los sentimientos. Wilhelm Friedemann Bach y Carl Philipp Emmanuel Bach, también hijos de J. S. Bach, fueron los compositores más importantes de ese estilo.

También puede destacarse a Domenico Scarlatti, por ser uno de los compositores que afianzó la estructura de las sonatas.

De 1750 a 1775[editar | editar código]

A partir de 1750 las sinfonías y los conciertos comenzaron a ejecutarse de manera independiente. Antes, las sinfonías se tocaban antes de una ópera. A partir de ese momento fueron obras separadas.

El compositor más importante de ese momento fue Franz Joseph Haydn. Escribió fundamentalmente sinfonías y sonatas para piano, un instrumento que en aquel momento era muy nuevo. Se considera a Haydn como el creador del cuarteto de cuerdas: fijó la forma del cuarteto y los instrumentos que debían componerlo.

De 1775 a 1790[editar | editar código]

Viena fue la ciudad musical más importante de esa época. Allí vivió Wolfgang Amadeus Mozart, uno de los compositores clásicos más importantes. Tuvo muchas influencias de Haydn, pero su música era más cantable, como en el estilo italiano. Sus melodías son complicadas, con muchas florituras, pero ligeras.

Las guerras durante ese periodo impidió la formación de orquestas numerosas. Se desarrolló más la música de cámara, es decir, las obras interpretadas por grupos reducidos de músicos.

Ludwig van Beethoven en 1815. El año anterior había culminado las Séptima y Octava sinfonías y reformado la ópera Fidelio.

Beethoven y el Romanticismo[editar | editar código]

A finales del Clasicismo, Ludwig van Beethoven perfeccionó la sonata, haciéndola más compleja. El acompañamiento se volvió más complicado, y la armonía más elaborada. El piano se convirtió en un instrumento muy importante.

Esos y otros cambios motivaron el inicio del Romanticismo, cuyo compositor más relevante fue Beethoven.