Logo Vikidia.png
¡Anímate a colaborar en Vikidia, créate una cuenta!
Si lo haces, tendrás muchos beneficios.
Logo Vikidia.png

Circuito de los alimentos

De Vikidia
Saltar a: navegación, buscar
Circuito de los alimentos en el tubo digestivo.

El circuito de los alimentos es el camino que siguen los alimentos a través del aparato digestivo.

Este camino empieza con un movimiento semejante a una onda llamado peristalsis. Los músculos impulsan los alimentos y los líquidos a lo largo del tracto digestivo.

Pasos en el proceso del paso de los alimentos[editar · editar código]

En general, hay seis pasos en el proceso del paso de los alimentos y los líquidos a través del aparato digestivo:

  1. El primer movimiento muscular importante es tragar los alimentos y los líquidos. El inicio de la deglución es voluntario, pero una vez que se inicia, el proceso se vuelve involuntario.
  2. El esófago, que se conecta por arriba con la garganta y por abajo con el estómago, es el primer órgano donde entran los alimentos tragados.
  3. En la unión del esófago con el estómago hay una válvula parecida a un anillo que cierra el paso entre los dos órganos. Cuando los alimentos se acercan al anillo cerrado, los músculos que lo rodean se relajan y permiten que la comida pase al estómago y luego se cierran de nuevo.
  4. Los alimentos entran en el estómago, el cual completa tres tareas mecánicas: almacenar, mezclar y vaciar:
    * primero, el estómago almacena los alimentos y líquidos tragados, lo cual requiere que el músculo de la parte superior del estómago se relaje y acepte cantidades grandes de material tragado
    * segundo, la parte inferior del estómago mezcla los alimentos, los líquidos y los jugos digestivos producidos por el estómago, por acción muscular.
  5. Mientras que el alimento va avanzado por el intestino se le añaden otras secreciones del propio intestino, como el jugo entérico o jugo intestinal, que contiene diversos enzimas que acaban la tarea de romper las moléculas de los alimentos en otras más pequeñas, atraviesan la pared intestinal y pasan a la sangre. El contenido del intestino delgado pasa a continuación al intestino grueso.
  6. Esta mezcla pasa al intestino grueso, donde se absorben el agua y las sales minerales, el material de desecho más seco queda allí para ser expulsado a través del ano.

Segmentos del intestino grueso[editar · editar código]

Dentro del intestino grueso, se reconocen tres segmentos principales:

  • El ciego es un fondo de saco que lleva una extensión parecida a un gusano llamado el apéndice vermiforme.
  • El colon constituye la mayor parte de la longitud del intestino grueso y se subclasifica en ascendente, transverso y descendente.
  • El recto es el segmento más corto y terminal del tubo digestivo, continúa con el canal anal. Ante la acumulación de cantidades suficientes de heces en el recto, el estímulo nervioso provoca la defecación. El ano se localiza en la terminación del aparato digestivo. Se compone de dos esfínteres y un músculo retractor, los cuales se cierran normalmente, menos durante la defecación.

Resultado de la digestión[editar · editar código]

El resultado de la digestión se puede resumir así:

  • Glúcidos: Todos los glúcidos digeribles se convierten en glucosa y otros monosacáridos y pasan a la sangre.
  • Proteínas: Se fraccionan en aminoácidos, que también son absorbidos y pasan a la sangre.
  • Lípidos: Se separan en sus ácidos grasos para atravesar la pared intestinal.

Transporte hasta los tejidos[editar · editar código]

Una vez que los nutrientes llegan a la sangre, toman diferentes rutas según que tipo de nutrientes sean y cuales sean nuestras necesidades en ese momento. El Sistema Nervioso Central, utilizando un complejo sistema a base de impulsos nerviosos y mensajeros químicos en el torrente sanguíneo -las famosas hormonas-, decide qué se debe hacer con cada uno de los nutrientes.

Entre los posibles destinos están: los diversos tejidos para su utilización inmediata o reserva de uso rápido, el hígado para su transformación en otros tipos de nutrientes más necesarios, o el tejido adiposo para su acumulación en forma de grasa como reserva energética a largo plazo o aislamiento térmico.