Snowflake SVG animation.svg
¡Vikidia te desea una Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo 2020!

¡Anímate a colaborar en Vikidia! Créate una cuenta y disfruta de múltiples beneficios.

Xmas tree.svg

Imperio romano

De Vikidia
(Redirigido desde «Imperio Romano»)
Saltar a: navegación, buscar
Mapa del Imperio romano hacia el año 117 d. C.
Provincias del Imperio en su mayor extensión con Trajano
Bandera del Imperio romano

El Imperio romano fue una etapa de la civilización romana en la Antigüedad clásica caracterizada por una forma de gobierno de una persona que gobernaba sobre todas las demás. Fue el imperio más grande del mundo antiguo. Su capital era Roma, y ​estuvo situado alrededor del Mediterráneo. El Imperio se fundó en el año 27 A. C., cuando Octavio se convirtió en Emperador y tomó el nombre de Augusto, y duró hasta su caída en el año 476 dC, marcando el final del Mundo Antiguo y el comienzo de la Edad Media. [1]

El imperio fue la tercera etapa de la antigua Roma. Roma fue gobernada primero por los reyes romanos, luego por la República romana y luego por un Emperador que gobernó en el Imperio romano

Bajo el Imperio los dominios de Roma siguieron aumentando hasta llegar a su máxima extensión durante el reinado de Trajano, momento en que abarcaba desde el océano Atlántico al oeste hasta las orillas del mar Caspio, el mar Rojo y el golfo Pérsico al este, y desde el desierto del Sahara al sur hasta las tierras boscosas a orillas de los ríos Rin y Danubio y la frontera con Caledonia al norte. Su superficie máxima estimada sería de unos 6,5 millones de km².

Muchas tierras modernas formaron parte del Imperio romano, incluyendo Gran Bretaña, España, Portugal, Francia (Galia), Italia, Grecia, Turquía, Alemania, Egipto, Suiza y la costa norte de África. El idioma principal del Imperio romano era el latín; el griego era un idioma secundario importante.

La parte occidental del Imperio romano continuó durante aproximadamente 500 años, y la parte oriental, incluidas Grecia y Anatolia, continuó durante aproximadamente mil años más. La parte oriental se llamó el Imperio bizantino, su capital fue Constantinopla.[2]

Gobierno del Imperio[editar · editar código]

Para controlar su gran Imperio, los romanos desarrollaron el mejor ejército del mundo en ese momento y gobernaron por la fuerza. Construyeron carreteras, ciudades y edificios importantes. El Imperio estaba dividido en provincias, cada una con un gobernador. Las cartas, tanto oficiales como privadas, iban y venían constantemente desde Roma.

Calzada romana en Pompeya

En principio, los emperadores tenían el control absoluto y podían hacer lo que quisieran. El emperador tenía que decidir cuáles eran los problemas más importantes que enfrentaba el Imperio y qué se debía hacer al respecto. La mayoría de ellos intentaron hacer dos cosas. Una era hacer cosas para mejorar la vida de los romanos en tiempos de paz. El otro era luchar y derrotar a los enemigos de Roma. Un imperio rico siempre tiene enemigos.

Cuando mandan reyes y emperadores existe el gran problema del orden de sucesión. ¿Quién los sigue cuando mueren? Los reyes a veces eran seguidos por el hijo mayor, si era capaz de gobernar. Los emperadores romanos sin embargo fueron sucedidos por un hijo adoptado. El emperador se fijaba en un joven sobresaliente de una de las mejores familias. Lo adoptaba como su hijo. Antes de morir, dejaba en claro quién creía que debía sucederle haciéndole cónsul o declarando que ese joven sería su sucesor. A veces esto funcionaba; a veces no funcionó y se produjeron guerras civiles entre los que reclamaban el trono.

Los romanos lucharon contra otros países y disfrutaban con espectáculos de deportes violentos. Disfrutaban siguiendo las carreras entre carros tirados por caballos y las peleas entre hombres que usaban armas (gladiadores). A diferencia de los deportes modernos, los luchadores a menudo morían en las luchas. Los romanos disfrutaban de estos espectáculos en el Coliseo.

Construyeron acueductos para transportar agua, puentes de piedra y carreteras. Algunas de estas cosas todavía se pueden ver hoy. Muchos escritores famosos fueron romanos, por ejemplo: Cicerón y Virgilio.

El comercio en el Imperio[editar · editar código]

El comercio era lo más importante para Roma, una ciudad con más de un millón de habitantes, la ciudad más grande del mundo en ese momento. Necesitaban, y obtenían, trigo de Egipto, estaño de Gran Bretaña, uvas de la Galia, etc. A cambio, los romanos convirtieron las capitales de provincia en hermosas ciudades, las protegieron de los bárbaros, dieron educación a los jóvenes de las provincias y los emplearon en el ejército romano.

La moneda principal del Imperio Romano fue el denario de plata.

El cristianismo en el Imperio romano[editar · editar código]

El Nuevo Testamento de la Biblia habla de los romanos en la vida de Jesucristo. Durante la vida de Jesús, los romanos, que eran paganos, gobernaron su país. Más tarde, varios emperadores intentaron destruir el cristianismo, pero no tuvieron éxito. En el año 312 dC, el emperador Galerio dio libertad a la gente para seguir el cristianismo, y al año siguiente, un general, Constantino, se convirtió en emperador y se convirtió al cristianismo.

Fin del Imperio[editar · editar código]

La ciudad de Roma fue tomada en varias ocasiones por bárbaros, especialmente en el 410 dC, cuando los godos saquearon la ciudad. El último emperador romano occidental, Rómulo Augusto, renunció a su cargo el año 476 dC. El Imperio romano duraría otros 1,000 años como el Imperio bizantino en el este.

Se han dado varias razones para la caída de Roma pero una importante parece ser la falta de soldados que defendiesen las fronteras del Imperio contra las invasiones de los pueblos bárbaros. En un período de 50 años, solo 2 de los 22 emperadores murieron de muerte natural. La mayoría de los emperadores fueron asesinados. [3]

Referencias[editar · editar código]

  1. Kelly, Christopher (2007). The Roman Empire: A Very Short Introduction. Oxford University Press. ISBN 0192803913.
  2. Bunson, Matthew (1995). A dictionary of the Roman Empire. Oxford University Press US
  3. Bowman, Alan; Garnsey, Peter; Cameron, Averil, eds. (2005). The Cambridge Ancient History: Volume 12, The Crisis of Empire, AD 193–337. Cambridge University Press. ISBN 978-0-521-30199-2.